2014-11-28, El País, by Xavier Pujol

La voz, entonces, es una verdadera voz de cristal. Para redondear el prodigio, la emisión es homogénea y el timbre, claro, con poco peso, se mantiene regular en todo el registro, algo no muy frecuente en los contratenores. Va un poco corto de graves, pero los agudos le son fáciles y de afinación y colocación perfectas.

Source/Read more: [x]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *