2016-10-20, El País, by Jesús Ruiz Mantilla

 

 

[…] La evolución de su voz también se lo permite. “Hace 10 años no hubiese podido cantar este programa. Mi voz ha ensanchado tras un largo y concienzudo trabajo. Me llamaban de varios sitios para tentarme y empecé a decir que sí a cantar en salas donde la proyección de mi voz debía llegar con más potencia. Pero lo más difícil de esta aventura es que son 30 minutos de canto sin pausa. Una locura, pero de vez en cuando hay que animarse, ¿no?”. […]

Source/Read more: [x]